CORRUGADO y MALLA CORRUGADA

El acero corrugado es una clase de acero laminado usado especialmente en construcción, para armar hormigón armado, y cimentaciones de obra civil y pública, se trata de barras de acero que presentan resaltos o corrugas que mejoran la adherencia con el hormigón está dotado de una gran ductilidad, la cual permite que a la hora de cortar y doblar no sufra daños, y tiene una gran soldabilidad, todo ello para que estas operaciones resulten más seguras y con un menor gasto energético.

Flexibilidad, elasticidad, plasticidad son sinónimos de ductilidad. Al referirnos al acero, entendemos que ductilidad equivale a la capacidad de deformación estructural sin llegar a la rotura repentina.

La curva tensión-deformación de un acero laminado en caliente (tipos “S” y “SD”) presentan una fase elástica muy similar hasta llegar al límite elástico Re. Es a partir de ese punto donde los aceros laminados en caliente (tipos “S” y “SD”) cambian el comportamiento plástico, deformándose gradualmente hasta la rotura. En el caso de aceros tipo “SD” la zona dúctil (Rm – Re) es mayor para los aceros tipo “S”.

Las barras de acero corrugados se comercializan en una gama de diámetros que van de 6 a 32 mm. Las barras inferiores o iguales a 16 mm de diámetro se pueden suministrar en barras o rollos, para diámetros superiores a 16 siempre se suministran en forma de barras.